Nuestra Vida en Cocachimba: Un Carro Diferente



 Leer en Español      Read in English


Les queremos compartir de como es la vida en un centro poblado chiquito como Cocachimba. Contar de nuestra vida diaria, encuentros con personas y animales, de los retos que pone la construcción de una casa, de situaciones divertidas y mucho mas. Hoy, les escribimos sobre nuestro carro.

Un Carro Diferente

Manejamos un Peugeot 306 del año 1996. Es un auto pequeño pero durable. En los últimos años nos ha acompañado en varios viajes en el Peru. Fuimos a Choquequirao, Huaraz, Lunahuana, Pacasmayo y obviamente varias veces a Cocachimba. Se nos rompió la mangera de aceite, se nos reventaron las llantas y nos cayeron piedras encima - pero al final siempre llegamos bien!

Como es un auto de edad mayor, necesita entrar al taller de vez en cuando para arreglar unas cosas y hacer el afinamiento. El uso duro que le damos a nuestro carrito dejó rastros en el motor y el exterior del auto. En 2016 viajamos cuatro veces de Cocachimba a Lima - cada vez un viaje de 2000km ida y vuelta! Al parecer lo usamos tanto que al final no aguantó más el pobre carrito y dejó de funcionar!

Llegamos bien a Cocachimba pero unos días después a la vuelta de Pedro Ruiz se ahogó el motor y el auto no quería avanzar más. Prendió el motor pero cuando metimos los cambios no tenía fuerza. Con la ayuda de un amigo remolcamos al carrito hasta la casa pero quedamos preocupados. El auto es nuestra linea de vida. Nos permite ir y venir cuando queremos. Nos permite hacer compras en Pedro Ruiz o Chachapoyas y también traer material para la construcción.

Que pudimos hacer?

Ya nos pasó algo similar y por eso tuvimos la sospecha que era un problema con el carburador. Compramos un spray para limpiarlo pero no ayudó mucho. Había que llevar al carrito a un taller! Nos recomendaron un taller automotriz en Pedro Ruiz y con mucha suerte llegamos hasta allá. El mecánico - supuestamente el mejor de la region - encontró el problema y nos aseguro que puede solucionarlo. Muy bien! Solo le faltaban unas repuestos que por acá no podía conseguir.

En Lima no era un problema de conseguir repuestos para un Peugeot. Pero en el departamento de Amazonas no hay muchos carros de marca Peugeot y por eso nadie no vende estos repuestos. En realidad, hasta hoy no hemos visto otro Peugeot por acá!

Y entonces?

Tuvimos que pedir que nos manden repuestos desde Lima a Pedro Ruiz y traerlos al mecánico para que los coloque. Dejamos el auto en el taller y esperamos que llegan los repuestos.

Después de dos semanas por fin estaban todos los repuestos y fuimos a entregarlos al mecánico. Entramos al taller para conversar un rato y fuimos a ver al pobre carrito que estaba estacionado al fondo. Nos acercamos y algo nos parecía extraño. No puede ser! Se había caído un ladrillo de adobe encimo del auto justo por la parte de la luna trasera y la rompió! Que cólera!

Lo avisamos al mecánico y salimos del lugar rápido para no pelear con el. Parecía que siempre cuando arreglamos una cosa y venía otro problema con el auto. Estuvimos frustrados y hasta pensamos de vender el auto y comprar uno de una marca mas común como Toyota.

Pero supimos y sabemos que este Peugeot blanco es un buen auto. Tiene sus problemas pero es fuerte y durable. Consume poco gasolina y va hasta por terrenos difíciles. Además, tenemos muchas memorias conectados a este autito!

Y entonces, que pudimos hacer?

Nos llevamos el auto con el motor arreglado (por el momento) a sin luna trasera a la casa. Le pusimos un pedazo de plástico para tapar la maletera.

Ya pasaron dos meses desde estos incidentes pero seguimos con un auto improvisado. Vamos a tener que programar un viaje a Lima para que podemos meterlo a nuestro taller de confianza para un arreglo de experto! Va a costar plata y tiempo pero para nosotros este carrito es un lujo absolutamente necesario! Lo vamos a cuidar hasta que descansa en paz!



Aquí puedes leer todos los capítulos de esta serie: Nuestra Vida en Cocachimba




Comments

Los Populares